En los envases no es obligatorio que la mayoría de los aromas tengan una descripción más amplia que la de “perfume” o “fragancia”. Sin embargo, hay que tener en cuenta que algunos perfumes, sobre todo los de origen artificial, pueden provocar reacciones alérgicas. Algunos incluso deben especificarse explícitamente en la lista de ingredientes, como es el caso del eugenol, el citronelol o el farnesol.

Los aromas artificiales son uno de los ingredientes sin efecto concreto más habituales de la cosmética. Por ejemplo, en la base LIETH de UND GRETEL uno de los ingredientes es perfume, pero te garantizamos que en nuestra cosmética natural certificada (conforme a BDIH) solo utilizamos aromas naturales.

¡Compra solo cosas buenas!