La naturaleza y el ser humano ocupan un lugar importante en nuestro corazón, por eso todos nuestros productos cumplen con el estándar BDIH o el estándar COSMOS. A continuación te explicamos qué incluyen y qué significan estas certificaciones.

La certificación BDIH (otorgada por una organización sin ánimo de lucro) es un sello inconfundible de cosmética natural controlada y tiene un ámbito internacional.

El estándar BDIH describe requisitos relacionados con la obtención o fabricación de ingredientes para cosméticos, así como su procesado. Uno de sus puntos clave es la importancia de la protección de la diversidad biológica y la defensa animal.

¿QUÉ CRITERIOS DEBEN CUMPLIRSE PARA OBTENER EL CERTIFICADO BDIH?

Materias primas de origen vegetal

Las materias primas de origen vegetal deben tener una procedencia ecológica y certificada, siempre y cuando se obtengan o provengan de plantas.

Materias primas de origen animal

Se permite el uso de sustancias producidas por animales (por ejemplo, cera de abeja o miel). Sin embargo, está prohibido emplear materias primas procedentes de animales vertebrados muertos (por ejemplo, aceite de emú, aceite de visón, grasa de marmota, grasas animales, colágeno y células vivas).

Ensayos en animales y productos finales

No se permite el ensayo en animales, ni siquiera realizados por terceros, para la fabricación, el desarrollo o la comprobación de los productos finales.

Ensayos en animales y materias primas

No se permite el uso de materias primas que hayan sido testadas en animales con posterioridad al 31 de diciembre de 1997. No se tienen en cuenta los ensayos en animales realizados por terceros que no hayan sido encargados o facilitados por el fabricante o el proveedor de la materia prima, o el fabricante del producto final, ni que estén comercialmente relacionados con los mismos.

Materias primas minerales

En general, se permite el uso de lejías, ácidos y sales de origen anorgánico y mineral (por ejemplo, sulfato de magnesio o cloruro sódico). (Para ver las excepciones, consultar “sustancias no permitidas”).

Procesos de fabricación permitidos

Para la fabricación de cosméticos naturales se permiten, además de los procedimientos físicos, como la extracción con agua, alcohol vegetal, ácido carbónico, aceites y grasas vegetales y con la glicerina obtenida de los mismos, también los procesos enzimáticos y microbiológicos. Asimismo, las sustancias naturales como grasas, aceites y ceras, azúcares, almidones, celulosas, proteínas, polisacáridos y vitaminas pueden obtenerse mediante hidrólisis, hidratación, oxidación, reducción, esterificación u otro tipo de descomposición, y condensación. En el sitio web de la BDIH encontrarás una lista ampliada con las sustancias permitidas. En esa lista hay que tener en cuenta las limitaciones correspondientes.

Sustancias no permitidas

No está permitido utilizar los siguientes grupos de sustancias:

  • Colorantes orgánicos artificiales
  • Aromas artificiales
  • Materias primas etoxiliadas
  • Siliconas
  • Parafinas y otros productos derivados del petróleo
Conservación

Con el fin de proteger a los consumidores, en caso necesario podrían utilizarse los siguientes conservantes, idénticos a su equivalente natural:

  • Ácido benzoico y sus sales
  • Ácido salicílico y sus sales
  • Ácido sórbico y sus sales
  • Alcohol bencílico
  • Ácido dehidroacético y sus sales

Si se emplean estos conservantes, es obligatorio incluir la indicación: "conservado con... [nombre del conservante]".

Aromas

Se permiten los aromas naturales que cumplen la norma ISO 9235. Además, también pueden utilizarse aromas obtenidos de forma biotecnológica.

Radiación radioactiva

No se permite el tratamiento de materias primas de origen animal o vegetal ni de los productos finales con radiación ionizante.

Recursos y embalaje

Según la BDIH, los productos que incluyen la certificación deben ser también sostenibles. Deben haber sido fabricados de forma respetuosa con el medio ambiente y con un uso adecuado de los recursos, y en la medida de lo posible las materias primas deben poder descomponerse de manera ecológica. Además, los materiales de embalaje deben estar hechos de materiales reciclables y hacer un uso responsable de los mismos. Fuente: https://www.kontrollierte-naturkosmetik.de/

NORMA COSMOS

La norma COSMOS fue introducida en 2010 con el objetivo de tener un único estándar unitario en lugar de varios principios de certificación que pudieran resultar equívocos. Desde 2017, existen productos nuevos que se han comprobado exclusivamente con esta norma. El nuevo sello se compone de dos elementos: el ya conocido (en este caso BDIH) y una insignia COSMOS según se trate de cosmética natural o cosmética ecológica.


¿QUÉ SIGNIFICA COSMOS ORGANIC O COSMOS NATURAL?

COSMOS NATURAL

La insignia COSMOS NATURAL se otorga a productos que cumplen en todos los puntos con la norma COSMOS pero no contienen una proporción mínima obligatoria de ingredientes ecológicos según la propia norma COSMOS.

COSMOS ORGANIC

La insignia COSMOS ORGANIC se otorga a productos que cumplen en todos los puntos con la norma COSMOS y además contienen la proporción exigida de componentes de origen ecológico estipulados en la propia norma COSMOS. En la etiqueta del producto debe indicarse la proporción de componentes de origen ecológico. Se trata de la proporción en tanto por ciento sobre el producto completo, pero como en algunos casos el contenido de agua y de ingredientes minerales (que pueden ser de origen no ecológico) es bastante elevado, también se indica la proporción de ingredientes ecológicos excluyendo estas dos categorías de componentes. La proporción mínima de ingredientes de origen ecológico es del 20%. Como excepción, para los productos enjuagables, los productos acuosos no emulsionados y los productos cuyo contenido en minerales o ingredientes de origen mineral sea al menos un 80% el contenido en componentes ecológicos mínimo es del 10%.

Fuente: https://www.cosmos-standard.org/

Comprar productos certificados